5 Puntos: Mi Responsabilidad en Nuestras Crisis de Pareja

¿Qué si Los Berman hemos sufrido crisis de pareja?

por: Tita Berman

Tengo tantas anécdotas por compartir que no acabaría… Con catorce años de relación que tenemos Alejandro y yo, sería imposible que las crisis no se hubieran asomado a nuestra vida. Crisis económicas, de comunicación, de expectativas, por estrés, por descuido a la pareja, crisis personales pero que afectan a la relación, en fin… En este punto lo que nos sobran son historias.

Crisis en la relación

En esta ocasión hablaré sobre cómo influyeron mis acciones para generar esas crisis. Creo en todo caso que cuando una relación atraviesa un momento crítico, no depende sólo de una de las partes, los dos contribuimos de formas diferentes -aunque no de manera equitativa- pero que ambos influimos, no hay duda de ello.

Cómo participé en el desarrollo de diferentes crisis en mi relación:

  1. Aunque sentía que algo no andaba bien, no escuché mi voz interior, mi instinto, y lo dejé pasar.
  2. En algún momento me cansé de decirle a Alejandro aquellas cosas que debía mejorar, o que era mejor no hacer, o que siguiera haciendo. (El punto clave es que me cansé).
  3. Permitir que problemas de mi familia (nuclear), permearan en mi relación.
  4. Haberme dejado de lado por centrarme en Alejandro y nuestra relación y pensar que eso era suficiente, es decir, no tenerme en cuenta a mi.
  5. * Pensar que todos los hombres son iguales.

Crisis en la relación* Me detendré en la número cinco porque esta frase ya está tan “choteada” que me aburre o me aburro de mí cuando me escucho diciéndola. Si bien es cierto que por temas de género hay ciertas actitudes y/o acciones que hacemos igual las mujeres o los hombres, eso no implica que las vivamos, las desarrollemos o las resolvamos de manera idéntica. Por ejemplo, si los hombres suelen ser “necios o tercos” para ciertos temas, no significa que al momento de hacerles saber esa área de oportunidad todos reaccionen igual. Justo el cómo cada quién reciba esa retroalimentación y haga los cambios necesarios, es lo que hace que ese hombre sea único. O si los hombres tienden a ser infieles, no quiere decir que al momento de encontrarse en una posición así, todos actúen de la misma manera para enfrentar esa situación con la pareja. Es igual de absurdo que pensar que a todas, todas, tooodas las mujeres nos encantan los zapatos o nuestro máximo en la vida es ir de compras. Son pensamientos que no suman y parecieran incluso conformistas. No ayudan a valorar las virtudes de quienes tenemos junto a nosotros. Es decir, en efecto hay cosas que la mayoría de los hombres (o mujeres) hacen, pero mi punto es que en la virtud de cada quién está el cómo lo enfrenta y cómo lo resuelve. Y quizás ahí es donde he podido reconocer en mi esposo lo especial y único que él es. No porque no cometa errores, sino por cómo los enfrenta y decide superarlos. Cuando comprendí eso, solté expectativas y me ayudó a humanizar a Alejandro, lo cual ha permitido que podamos Ser con nuestros errores y nuestras virtudes.

Crisis en una relación

Tener claro cuál es mi rol y tomar conciencia del eco de mis actos ha sido clave en mi desarrollo en otras crisis que hemos tenido. Con esto no quiero decir que las crisis nunca regresen, pero al menos me agarran mejor preparada que cuando tenía una actitud de víctima. Esto no sólo me ayuda a ser propositiva en este tipo de situaciones o a velar por la relación, también me ayuda a cuidar de mi. Y por supuesto de rebote ayudó a que Alejandro también lo pueda vivir de manera similar y así, estar en sintonía aunque en ese momento no lo podamos notar.

También te Puede Gustar